miércoles, 18 de octubre de 2017

Pisa y La Toscana

La Toscana es una provincia situada en el Norte de Italia cuya capital es la actual Florencia. Con un potente desarrollo industrial, agrario y turístico es, a la vez, una de las regiones más hermosas del país. Antes que Florencia, fue Pisa su capital y por aquí es por donde empezamos nuestro periplo.

Muchos tendrán noticias de la famosa torre de Pisa, en realidad el campanario del Duomo o catedral y donde Galileo estuvo haciendo algunas de sus mediciones. Posiblemente tenga el césped mejor cuidado de Italia. Menos conocido es que aquí se creo y aún pervive el primer jardín botánico del Mundo (1544), si bien es cierto que no está exactamente en la misma ubicación.  Pisa en definitiva es una agradable ciudad y con un tamaño muy adecuado para visitarla a pie.

Muy destacable es la campiña toscana, con sus alomados y boscoso paisajes donde se incrustan ciudades como Siena, cuna del famoso palio; Volterra, importante ciudad para los etruscos o el encantador pueblo de San Gimigiano, ciudad medieval dotado de numerosos torres defensivas que resaltan sobre la colina sobre la que se asienta y con la que se dice la mejor heladería del mundo. Nosotros paladeamos algunas de sus exquisiteces y podemos afirmar que les hacen  honor a su fama.

En las fotos que comparto he procurado huir de las "postales" y aportar una versión más personal de los lugares visitados.

Rinoceronte mitológico en las puertas del Duomo de Pisa.

La torre de Pisa, en contraste con la pared vertical del Duomo.


La sobra de la torre de Pisa sobre el Duomo.

El baptisterio del Duomo de Pisa.

Juego de planos y proporciones.

Devota.

Golosinas.

Farola, en Siena.

Farolas y sombras en Siena.

Tejados religiosos y civiles, en Siena.

Frutas de verano.

Callejuela y el campanario, en Siena.

Combatiendo el calor.

Bandera de barrio, Siena.

El árbol de la vida, Volterra.

Vecinos de Volterra en una tarde de verano.

Vista desde Volterra.

Antigua ciudad etrusca, Volterra.

Cercanías de San Gimigiano.
Algunas de las once torres de San Gimigiano.

Vista de San Gimigiano al atardecer.



jueves, 21 de septiembre de 2017

Florencia, cuna del Renacimiento

Como muchos de ustedes sabrán, el Renacimiento es un movimiento cultural que se desarrolló durante los siglos XV y XVI, en concreto fue el tránsito entre la Edad Media y la Edad Moderna. El movimiento surgió en Europa, más específicamente en Florencia, de manera que visitar esta ciudad es para aquellos que nos gusta esta tendencia ir a su cuna y poder disfrutar de las mejores muestras de artistas como Giotto, Miguel Ángel, Rafael o el genial Leonardo da Vinci, una personaje que desde mi infancia me ha atraído.

Además de por simple cultura general, me interesa mucho la pintura y la escultura de esta época por su implicación en otra expresión visual como es la fotografía. Los renacentistas sacaron el arte de los monasterios, inventaron la perspectiva, empezaron a hacer retratos de "civiles" (y no sólo de santos), adoptaron y desarrollaron nuevas técnicas del color (que luego desarrollaría la escuela de Venecia), inventaron el "sfumato" y metieron geometría en la disposición de los elementos de la imagen. Cosas semejantes se podrían contar de la escultura, la arquitectura, la literatura y hasta la jardinería o la peluquería.

A continuación les presento algunas imágenes de esta visita a la ciudad toscana, que si bien no recoge los aspectos ante dichos, si que apuntan algo de la magia de esta ciudad, que hasta la reunificación de Italia fue capital del país y, desde mucho antes, hogar de numerosos benefactores del arte.

Puesta de sol en el ponte Vecchio (puente viejo).

Casa típicas dando al río Arno.

Pareja al atardecer.



Cúpula del duomo (catedral)

Vista parcial de la ciudad al atardecer.


Estatua ecuestre de Cosme I en la plaza de la Señoría.

El puente Vecchio al atardecer.

Reflejos en el Arno.

Navegando a la puesta de sol.

Reflejos.

Lateral del Duomo.

Concentrado

Deformaciones sobre metal.

Tejados


El Duomo iluminado.

Palacio Vecchio iluminado.

Piazzale Michelangelo (Plaza Miguel Angel) bajo la luna.

miércoles, 6 de septiembre de 2017

Paisajes de Inagua

Estudiar las especies fuera del contexto de sus hábitats es como hacerlo en un zoológico. La interacción que tienen los diferentes recursos del hábitat (refugio, alimentación, bebida, competencia, depredación, etc.) es determinante para una especie prospere en un determinado lugar. Es por ello que  presentamos diversas escenas del paisaje de Inagua, donde se desarrolla la vida de las aves que he mostrado en las últimas entradas.

Como verán es un pinar de orografía accidentada y con una buena proporción de pinos maduros. Lástima que su carácter de pinar de Sur y la presión de los herbívoros (cabras y conejos asilvestrados) no permitan el desarrollo de un sotobosque más abundante y diverso, puesto que ello favorecería en gran manera la proliferación de las especies propias de este ecosistema.

Otra de las dimensiones ecosistémicas a contemplar es la noche, cuando multitud de organismos ocultos durante el día (murciélagos, búhos, lechuzas, muchos artrópodos y moluscos) salen a realizar las actividades propias de su especie. Por eso también incluimos dos fotos nocturnas.










miércoles, 23 de agosto de 2017

Agosto

Agosto no es el mejor mes para fotografiar la Naturaleza en nuestras latitudes: la luz es dura, el calor elevado y las comunidades vivas están agostadas o no pasan por el mejor de sus momentos; sin embargo, siguen ocurriendo cosas y por lo tanto es necesario superar esas limitaciones y documentar estos hechos, al tiempo que se buscan los elementos para intentar hacer la mejor de las fotografías posibles.

Uno de los hechos más relevantes para las aves durante este mes es la proliferación de juveniles y la muda de la pluma y son estos dos aspectos los que hemos procurado documentar en esta entrada al blog. Las fotos están sin recortar o con un recorte mínimo para hacer ligeros reencuadres que mejoraran la composición, en todo caso inferiores al diez por ciento. Todas las imágenes han sido obtenidas con los correspondientes permisos (insistimos) y respetando el código ético de AEFONA.

Para los aficionados a los aspectos técnicos las fotos fueron hechas con 900 mm efectivos y a una distancia entre la cámara y el animal que oscilaba entre los tres y los seis metros, obviamente con red de camuflaje.


Macho de pinzón azul con muda ligera

Macho de pinzón azul con muda severa
  

Juvenil de pinzón azul

Macho de pinzón azul realizando la muda


Herrerillo canario

Herrerillo canario

Juvenil de herrerillo canario

Retrato de pico picapinos
Juvenil de petirrojo
Pico picapinos



Canario silvestre

Bisbita caminero